El feriado de Güemes y el oso panda.

Breve reflexión
30- May - 2016


En el congreso nacional se está llevando a cabo un proceso de debate en torno a la posible sanción de la ley que establecería el 17 de Junio como feriado nacional. Los legisladores salteños, quienes impulsan con mayor ímpetu la medida, plantean que la figura del caudillo Martín Miguel de Güemes está a la altura de otros héroes de la independencia como San Martín o Belgrano. Quienes se oponen -los legisladores de Cambiemos- argumentan que si habría que asignar un día feriado por cada “héroe patrio” entonces en la Argentina no se trabajaría nunca. (Ernesto Martínez, Senador por Córdoba, declaró que "si nos proponemos homenajear a todos los próceres con feriados, como Mariano Moreno, Juan José Paso, el general Lavalle, no vamos a trabajar nunca")
Existe, por detrás, soterrada, una discusión que no se pone de manifiesto: Los feriados consagrados a sujetos individuales, ya sea San Martín, Sarmiento, Moreno o Güemes, colaboran a construir una imagen mítica del pasado. Reconstruyen una historia individualizada en figuras superlativas que desdibujan la gesta revolucionaria como una acción colectiva. Convocan a repensar el pasado desde un reduccionismo miserable que se refleja sobre la percepción de un presente como producto de las voluntades -¿Y los méritos?- individuales. Menoscaba la tarea de abordar la realidad –la pasada y la presente- como producción social. En esa Historia, reconstruida desde los próceres (siempre hombres), el pueblo viene corriendo por detrás, como ovejas sin voluntad rendidas a la figura del líder, o es simplemente borrado del relato. 

Che Guevara. Carta de despedida a Fidel



Fidel:
Me recuerdo en esta hora de muchas cosas, de cuando te conocí en casa de María Antonia, de cuando me propusiste venir, de toda la tensión de los preparativos. Un día pasaron preguntando a quién se debía avisar en caso de muerte y la posibilidad real del hecho nos golpeó a todos. Después supimos que era cierto, que en una revolución se triunfa o se muere (si es verdadera). Muchos compañeros quedaron a lo largo del camino hacia la victoria.
Hoy todo tiene un tono menos dramático porque somos más maduros, pero el hecho se repite. Siento que he cumplido la parte de mi deber que me ataba a la Revolución cubana en su territorio y me despido de ti, de los compañeros, de tu pueblo que ya es mío.

Che Guevara. Carta a sus padres


Queridos viejos:
Otra vez siento bajo mis talones el costillar de Rocinante, vuelvo al camino con mi adarga al brazo.
Hace de esto casi diez años, les escribí otra carta de despedida. Según recuerdo, me lamentaba de no ser mejor soldado y mejor médico; lo segundo ya no me interesa, soldado no soy tan malo.
Nada ha cambiado en esencia, salvo que soy mucho más consciente, mi marxismo está enraizado y depurado. Creo en la lucha armada como única solución para los pueblos que luchan por liberarse y soy consecuente con mis creencias. Muchos me dirán aventurero, y lo soy, solo que de un tipo diferente y de los que ponen el pellejo para demostrar sus verdades.

Che Guevara. Carta a sus hijos.

Si alguna vez tienen que leer esta carta, será porque yo no esté entre ustedes.
Casi no se acordarán de mí y los más chiquitos no recordarán nada.
Su padre ha sido un hombre que actúa como piensa y, seguro, ha sido leal a sus convicciones.
Crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho para poder dominar la técnica que permite dominar la naturaleza. Acuérdense que la Revolución es lo importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada. Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario.
Hasta siempre hijitos, espero verlos todavía. Un beso grandote y un gran abrazo de
Papá

Marzo de 1965

Che Guevara.Discursos en la Asamblea General de las Naciones Unidas. 11 de Diciembre de 1964


Señor Presidente,
Señores Delegados:
La representación de Cuba ante esta Asamblea se complace en cumplir, en primer término, el agradable deber de saludar la incorporación de tres nuevas naciones al importante número de las que aquí discuten problemas del mundo. Saludamos, pues, en las personas de su Presidente y Primeros Ministros, a los pueblos de Zambia, Malawi y Malta y hacemos votos porque estos países se incorporen desde el primer momento al grupo de naciones no alineadas que luchan contra el imperialismo, el colonialismo y el neocolonialismo. 

Che Guevara: Discurso en la entrega de premios a obreros destacados del Ministerio de Industrias. Abril de 1962


Compañeros:
Compañeros trabajadores de todas nuestras industrias; compañeros trabajadores componentes del coro de la CTC, que nos ha dado una demostración del avance cultural de nuestro pueblo con sus magníficas interpretaciones; compañeros todos:
Realmente quisiera decirles que es un momento emocionante para mí el hablar ante esta asamblea. Hemos visto muchos actos de desprendimiento de la clase obrera, muchos actos de amor por su trabajo, por su patria y por su clase, y vemos cada momento que pasa como no hay otra salida, no hay otra manera de interpretar los hechos, no hay otra forma de actuar para un verdadero revolucionario consciente de sus deberes y, al mismo tiempo, deseoso de arribar al triunfo en el menor tiempo posible, no hay otro camino que el apoyo total, irrestricto en la clase obrera, siguiendo sus orientaciones, pulsando sus opiniones, pulsando sus emociones y tratando !a lo más en algún momento-, de interpretar, quizá un ápice mejor la realidad, para ordenar o para insinuar algún pequeño cambio en el camino. Pero quien hace la historia, quien la hace día a día mediante el trabajo y la lucha cotidiana, quien la firma y la convierte en realidad en los grandes momentos, es la clase trabajadora, son los obreros, son los campesinos, son ustedes, compañeros, los creadores de esta Revolución, los creadores y sostenedores de todo lo que tiene de bueno; y es para ustedes, pues, para todo el pueblo trabajador, mi saludo más emocionado y más encendido en esta jornada. (Aplausos.)
Quisiera, ante ustedes, lamentar la omisión por la cual otros organismos productores, otros Ministerios que poseen empresas y que poseen centros de trabajo vitales para la nación, no han podido concurrir aquí a premiar a sus trabajadores, a aquellos miembros de otros sectores que tan bien, tan brillantemente como los compañeros premiados por el Ministerio de Industrias, han sabido defender a la revolución en su trinchera con una producción cada vez mejor.

Che Guevara. Discurso en la entrega del Centro Escolar «Oscar Lucero».



Queridos compañeros,
He sido comisionado, por el Ministerio de las Fuerzas Armadas, para entregar a nombre del Ejército Rebelde estas construcciones que fueron, hasta el 1° de enero de 1959, imagen del oprobio, de la fuerza bruta y de la expoliación que se cernía sobre el pueblo de Cuba.
No es la primera vez que el Ejército Rebelde viene a los niños de nuestra isla a hacerle entrega de los antiguos cuarteles. Ya antes los cuarteles de Camagüey y Santiago de Cuba habían pasado, también, a hacer fortaleza de la niñez. Pero cada vez que sucede esto, cada vez que se transforma un antiguo bastión de la dictadura en una escuela, en una institución destinada a forjar a los nuevos ciudadanos de la Cuba liberada, el Ejército Rebelde muestra ese hecho con orgullo, anuncia que no será el último, que seguirán todavía nuevas y nuevas entregas de cuarteles a la niñez cubana hasta convertirlos a todos en escuelas.

¿Y por qué puede la Revolución Cubana realizar estos actos en momentos en que es atacada y ofendida por asesinos y mercenarios internacionales y por la reacción de los países más fuertes del Continente? Sencillamente porque al entregar un cuartel, no se está debilitando la fuerza del Ejército Rebelde, porque nuestro Ejército no cuenta solamente con los hombres uniformados que van a constituir su vanguardia en el caso de tener que defender con las armas nuestra soberanía. Nuestro Ejército está constituido por todo el pueblo de Cuba.
Al entregar un cuartel y transformarlo en escuela no hacemos otra cosa que convertir este antiguo símbolo del oprobio en un recinto donde se forjarán los ciudadanos de Cuba que serán sus futuros soldados, que en el día de mañana se necesita esa fuerza para defender nuestra isla.
Por eso con todo nuestro orgullo de Ejército Popular, venimos hoy ante ustedes en esta ciudad mártir que conoció de las amarguras de la guerra y de los asesinatos crueles, a entregar a la niñez de Holguín su cuartel más fuerte para el mañana.
Esta escuela en nombre de nuestro Ejército damos hoy por posesión a todo este magnífico pueblo.
24 de febrero de 1960